Unos cabellos son más grasos que otros debido al funcionamiento de las glándulas sebáceas, que se encuentran en la piel y también en el cabello. En el caso del cabello, estas glándulas producen, segregan y depositan sebo en los capilares. El sebo acumulado en el cuero cabelludo se produce de forma natural mediante ceras y grasas neutrales, con propiedades aceitosas.

¿Por qué unos cabellos son más grasos que otros?

El sebo es necesario para nuestro organismo pues la grasa se encarga de evitar la sequedad y proteger la piel de las agresiones externas. Es un buen lubricante y protector del cabello. En el caso de los cabellos grasos, las glándulas sebáceas están más activas y pueden producir más grasa de lo normal. Hay algunos factores que intervienen como el sexo y la edad. Este exceso de grasa puede ensuciar el cabello y el cuero cabelludo dejándolo más brillante, más untuoso, y con un aspecto más lacio y apelmazado. Una sensación de sucio que no es agradable para las personas con tendencia a pelo graso.

¿Qué hacer para cuidar el cabello graso?

Estos son algunos de los consejos que deberías seguir para cuidar el pelo graso:

1. No frotar el cabello en exceso, te recomendamos un lavado suave acompañado de movimientos circulares durante un minuto, ¡así activarás la circulación!

2. Vinculado al punto anterior, para conseguir una limpieza suave, evita los sulfatos. Los sulfatos son los conocidos detergentes que limpian de forma agresiva el cabello llevándose por delante los aceites naturales que nuestro cabello necesita, lo que obliga a las glándulas sebáceas a producir más sebo. Por eso lo mejor es optar por un champú natural.

3. Lo mismo ocurre con la frecuencia de los lavados: cuantos más lavados, más grasa genera el cabello. Un círculo vicioso del que no podrás salir. ¡Espacia los lavados evitando las siliconas y los sulfatos a diario!

4. Lacas, ceras, gominas… Evita estos productos de fijación, que aunque estilizan el cabello y te dan el resultado que buscabas a la vez lo que están haciendo es ensuciar más el cabello.

5. Usa un champú especial para regular la secreción de sebo

6. Lávalo con agua tibia, para abrir la cutícula y permitir que se elimine la grasa y los residuos de productos. El agua caliente abrirá la cutícula en exceso y estropeará tu cabello y por el contrario el agua fría no limpiará el cabello en profundidad.

7.  Tocarse el cabello constantemente es un gesto que ensucia el cabello más rápidamente.

Productos y usos frente al pelo graso

-Utiliza un champú regulador específico para el cabello graso. 

-Aplica acondicionador o mascarilla sólo si es necesario. Recomendamos no incorporarlo en todos los lavados cuando hablamos de pelo graso. Aplicar una dosis de acondicionador con el cabello húmedo en las partes más deshidratadas o de medios a puntas, nunca en la raíz y aclara con abundante agua.

  • No utilices lavadoras ni lavavajillas a media carga. Si estás pensando en comprar alguno de estos electrodomésticos, asegúrate de que tengan la etiqueta de eficiencia A, que es la que garantiza un 50% del ahorro de agua y electricidad.
  • Usa grifos monomando. El goteo de los grifos es uno de los enemigos más habituales del ahorro de agua. Contrólalo con grifos monomando o con aquellos diseñados especialmente para tal fin. Un problema de los grifos monomando es que si se abren a la mitad, entre la caliente y la fría, gastan agua caliente, aunque no llegue a salir caliente.
  • La ducha antes que el baño. Si sigues esta recomendación, al final del año puedes ahorrar hasta 30.000 litros de agua. Además, al ducharte puedes usar cabezales de bajo consumo; otras personas son partidarias de poner un barreño para recoger el agua mientras ésta se calienta.
  • Si tienes plantas, procura que sean autóctonas. Las plantas que ya están habituadas al medio no necesitan ser regadas con asiduidad. Además, riégalas a primera hora de la mañana o a última de la tarde.
  • No laves el coche en casa; llévalo a un autolavado. Estos sitios están acondicionados para el ahorro del agua. En caso de que no puedas, adapta tus mangueras para que dosifiquen la cantidad de agua.
  • Instala cisternas con doble descarga. Se calcula que se pueden ahorrar al menos 6 litros de agua en cada descarga. Si no puedes instalarlo, introduce una botella de plástico en la cisterna; el volumen que ocupa la botella será la cantidad de agua que ahorres en cada descarga.
  • Compra sólo productos indispensables. Ten en cuenta que al comprar más artículos estás impulsando la fabricación de nuevos, algo que para las empresas supone, entre otras cosas, consumo de agua y energía. En cambio, si optas por un consumo responsable , contribuirás a frenar la superproducción.

 

Estos son solamente algunos consejos que puedes comenzar a poner en práctica.

aaa

Cuidar el medioamb1455928950iente no requiere grandes acciones, sino que desde nuestra propia casa podemos hacer muchos pequeños gestos para contribuir a su protección. Además, si tenemos hijos/as, seremos su referente, por lo que aprenderán viendo lo que hacemos e imitándolo y las nuevas generaciones crecerán con hábitos de cuidado al medioambiente innatos.

Te proponemos varios consejos sencillos para cuidar el medioambiente en casa y transmitir valores positivos en ese sentido a tus hijos:

  • Separa la basura. Desde pequeños es bueno que los niños aprendan a separar los residuos para que se puedan reciclar. Enséñales qué se tira en cada cubo y por qué se debe hacer así.
  • Usa productos que puedan reutilizarse. Hay muchos productos que se pueden usar varias veces para proteger la naturaleza. Por ejemplo, utiliza servilletas de tela en lugar de servilletas de papel.
  • Apaga las luces. Parece obvio, pero no nos damos cuenta de la cantidad de veces que encendemos la luz de una habitación que no ocupamos. Acostumbra a tus hijos a apagar la luz y cuando te marches de casa comprueba que todo está apagado.
  • Consume frutas y verduras ecológicas. Los productos ecológicos cuidan el medio ambiente porque en su producción no se utilizan fertilizantes ni otros productos contaminantes.
  • Evita dejar los aparatos enchufados. Recuerda que los aparatos que están apagados pero siguen enchufados consumen energía, por lo que es importante desenchufarlos.
  • Cierra los grifos correctamente. Cuando no utilices el agua, cierra el grifo y controla que no existan fugas.
  • Muévete en transporte público. La contaminación en las grandes ciudades proviene en gran medida de los coches; utiliza el transporte público para desplazarte y ayudarás a cuidar la naturaleza.
  • Lleva tus propias bolsas al supermercado. Cada vez son más los supermercados que venden las bolsas de plástico para evitar su uso y fomentar el reciclado. Llévate tus propias bolsas al supermercado y podrás utilizarlas varias veces.
  • Aprovecha la luz natural. Para reducir el consumo de luz eléctrica, abre las ventanas y sube las persianas para que entre la luz del sol en tu casa.

Como ves, son acciones pequeñas que facilitan el ahorro de energía, el reciclaje y el cuidado de los recursos naturales.

La peluquería profesional ha traspasado el límite de la creatividad y se ha posicionado como una profesión artística, a través de la cual, infinidad de profesionales dedican su día a día a la construcción de un estilo, un look y una belleza determinada.

 

Ya son muchos los que imagesdeciden  estudiar peluquería profesional y dedicar su vida a este apasionante mundo. Un nuevo concepto de arte que se traslada al mundo a través del color, la creación y la manipulación de uno de los elementos más importantes de la imagen: el cabello.

 

Tanto es así que la peluquería profesional se ha consumado como una de las pocas profesiones en la que sus expertos echan un pulso a la creación, instaurando auténticas obras de arte y realizando verdaderos desafíos a la gravedad mediante postizos y peinados dignos de un museo de arte contemporáneo.

 

No es de extrañar, por tanto, que estudiar peluquería profesional sea una de las grandes aspiraciones de multitud de jóvenes apasionados de la imagen y el arte, que sueñan con convertirse en auténticos expertos en la materia.

 

Si tú también eres un apasionado de este mundo pero no estás del todo seguro de estudiar peluquería profesional, a continuación te mostramos algunos motivos que despejarán todas tus dudas.

 

Extenso futuro laboral

Desde asesor artístico de peluquería hasta formador técnico o  profesional, pasando por asesor y técnico demostrador para firmas de peluquería, director en empresas de peluquería, estilista de moda y pasarela, gerente de tu propio salón, asesor en moda especializada en imagen personal y peluquería, estilista en cine y televisión, experto en demostraciones capilares, asesor en clínicas de imagen estética o peluquero y barbero en salones de belleza.

 

Creatividad

Además del atractivo mundo laboral al que da acceso estudiar peluquería profesional, otro de los grandes motivos para ahondar profesionalmente en este mundo es la oportunidad de desarrollar la creatividad. Pocas profesiones permiten tanto un flujo creativo como lo hace la peluquería profesional, donde cada uno de los trabajos realizados lleva impregnado un ápice creativo del peluquero.

 

Un corte de pelo, un color, un peinado para una ocasión especial, un recogido para una novia o la creación de un postizo para una película histórica. Sea cual sea el trabajo, todos conllevan una idea, una concepción, una creación y una exposición. Todos los elementos de una auténtica obra de arte.

 

La moda

El mundo de la moda y la pasarela no es más que una cadena formada por eslabones que trabajan por labrar una belleza a raíz de una tendencia determinada. Se trata de una extensa cadena en la que muchos profesionales del sector juegan papeles importantes, aunque uno de los más importantes es, sin duda, el peluquero.

En el mundo de la moda, donde la imagen se hace aún más importante que en la vida cotidiana, el peluquero profesional se convierte en un elemento imprescindible, pues no sólo es el encargado de peinar a cada estrella, sino que, además, es la persona a la que todos acuden para obtener un asesoramiento.

Su formación en imagen y peluquería, además de su creatividad y sus dotes artísticas, hacen de él uno de los elementos más valiosos de esta cadena, de la que todos forman parte en el preciso instante en el que comienzan a estudiar peluquería profesional.

Y es que las pasarelas de moda, las revistas y la publicidad están plagadas de modelos, femeninos y masculinos, que siempre presentan ante el público y las cámaras la mejor de las imágenes, por no hablar de su peinado. Esto es posible gracias a la presencia de un profesional de la peluquería, responsable de garantizar que los protagonistas de cada escenario brillen con luz propia.

 

Aporte al bienestar social

El papel que ejerce este sector en el bienestar personal. El peluquero se ha convertido en una de las figuras más importante en nuestro día a día. Se trata de un profesional en el que depositamos toda nuestra confianza, y del que esperamos que consiga hacernos sentir bien con nosotros mismos.

Y es que, en situaciones difíciles en las que nuestra imagen se ve afectada por agentes externos, ya sea el estrés o el estado de salud, la ayuda de un profesional de la peluquería logra mejorar nuestro estado anímico con un simple cambio de look, un nuevo color o un peinado a la última.

 

¿Te animas?

 

Previo análisis capilar, se pueden detectar posibles anomalías en el cabello y tú piel.

Nuestro cabello y cuero cabelludo, como el resto de nuestro organismo,  no son inmunes a las agresiones externas, ya sean éstas naturales, como el sol, el frío, el calor, el agua salada, la polución ….o artificiales, como el uso de aparatos productores de una fuente de calor (secadores, styler, tenacillas….), tanto unas como otras, hacen que el cabello se deshidrate y se vuelva débil y rebelde.

También es cierto, que en ocasiones, estas agresiones pueden surgir  en nuestro interior, provocadas por una mala alimentación, o por estados de estrés.

Las posibles anomalías que pueda sufrir nuestro cabello, tales como la falta de matería, interna, fragilidad (tiende a romperse), las famosas puntas abiertas, caída, picores, descamación, seborrea, etc… pueden detectarse mediante un análisis capilar, con la ayuda de un visor, veremos el interior del cabello, aunque previamente también se observará su estado externo, si tiene brillo, su color, densidad y demás. Todo esto, nos ayudará a obtener un diagnóstico y facilitarle al cliente un tratamiento a seguir.

aparatologia-1

 

Esta es la pregunta más frecuente, que me hacen en el salón, siempre recomiendo utilizar un producto después de lavarnos el cabello. Aunque pueda pensarse que da lo mismo, la diferencia es notable, según sea el estado de nuestro cabello, optaremos por uno o por el otro. hairstyle 3

 

Nuestro cabello, está expuesto diariamente a agresiones externas, tanto las naturales: como el viento, el sol, el mar, etc… como las artificiales, es decir, el uso de aparatos que proporcionen una fuente de calor, ya sea  secadores, tenacillas, styler etc… y tienden a dañarlo con más facilidad.

Si expones tu cabello a este tipo de agresiones, es recomendable que utilices una mascarilla, ya que al estar compuesta a base de proteínas,  nutrirá y reconstruirá la parte exterior  del cabello, formada por la cutícula y la capa hidrolipídica, lo que refuerza las defensas naturales del cabello. Debe aplicarse cada tres días o una vez por semana y siempre de medios a puntas, con tiempo de exposición,  sin que toque el cuero cabelludo. También es cierto, que existen en el mercado distintos tipos de mascarillas, según sea el tipo de cabello o el resultado que se quiera obtener, por ello es importante que te acerques a un salón especializado y te dejes aconsejar por profesionales.

Por otro lado, el acondicionador está indicado para cabellos más naturales o con poco trabajo técnico, pero que también necesitan un cuidado, no tan profundo como el que aporta la mascarilla. El acondicionador nos ayudará a desenredar el cabello y aportará cosmeticidad al mismo, ya que en su composición abundan substancias acondicionadoras, suavizantes y proteínas, pero éstas últimas en menor cantidad.

Habrá que tener en cuenta también,  el tipo de cabello a la hora de aplicarlo y también lo haremos en medios y puntas, evitando de nuevo el contacto con  el cuero cabelludo. Al contrario de la mascarilla, el acondicionador se puede utilizar todas las veces que lavemos el cabello y aclararlo seguidamente, sin exposición.

images

 

Y aunque creíamos que ya no se usaba el flequillo, ha recobrado popularidad.

Este corte se usará con los laterales muy cortos y la parte superior peinada con flequillo hacia enfrente y de lado. El objetivo es que se vea muy casual y desenfadado por lo que puedes usar una cera para definir los mechones y la forma del peinado.

Tupé

Esta temporada se combinará con los estilos anteriores ya que podrás elegir un corte fade dejando el flequillo lo bastante largo para lograr el Tupé o bien, si no lo hiciste así, este estilo es perfecto para ir dejando crecer tu cabello (sólo recuerda hacer cortes periódicos para evitar que el corte pierda la forma, además, un hombre siempre se ve mucho mejor cuando tiene el cabello bien cortado y perfilado).

Si quieres combinar el estilo de raya de lado con el tupé, podrás hacerlo sin ningún problema.

 

Como su nombre bien lo dice, se define por tener la raya de lado muy bien marcada.

Para lograrlo incluso la llegan a definir con máquina o navaja.Raya de lado

El resto del cabello lo puedes llevar pagado con gel y fijador para ocasiones muy formales, o levantado en tupé o con flequillo para ocasiones más casuales. Recuerda que entre más arriba hagas la raya, más formal te verás.

Undercut o Corte FadeNo cabe la menor duda de que este es el corte que ha tenido y seguirá teniendo más peso en cuanto a tendencia, se puede ver a varios famosos portando este look y cada vez se hace más popular.

El corte Fade se caracteriza por llevar el cabello de los laterales y la parte posterior muy corto mientras la parte de la coronilla se caracteriza por quedar más larga. El largo de la parte superior puede variar dependiendo del gusto de cada cliente, pero sobre todo, dependerá del tipo de rostro que tenga.

Los laterales pueden ir muy cortos casi a rape o pueden ir degradándose desde el largo del centro hasta desvanecerse por completo. Este corte es muy versátil ya que puedes peinar la parte superior como más te guste: hacia atrás, hacia arriba, con tupé o con flequillo según tu estilo y gustos.